Estas mujeres mexicanas llevan 20 años ayudando a migrantes centroamericanos a Estados Unidos


Era un día frío y lluvioso y parecía que el camino embarrado en el que estaba nunca me llevaría a La Patrona, una pequeña comunidad que estaba perdida en el corazón del estado mexicano de Veracruz.

Después de una serie de giros perdidos y una mala lectura desesperada de mi mapa, decidí intentar un enfoque que debería haber usado desde el principio: abrir la ventana de mi auto y pedir direcciones a los transeúntes.

"Disculpe, ¿dónde encuentro a un grupo de mujeres que arrojan comida a los migrantes que viajan en 'La Bestia'?"

Era obvio que Las Patronas eran muy conocidas porque, en cuestión de minutos, me dirigieron a una casa sencilla con un patio donde el olor a cebolla frita llenaba el aire circundante. Una mujer con una gran sonrisa y un delantal de colores me invitó a pasar. Mientras se sentaba detrás de la mesa para seguir limpiando los frijoles, me explicó que el tren de carga con más de cien personas viajaba a México-Estados Unidos. La frontera pasaba por la tarde, por lo que era necesario apresurarse con su trabajo.

Así que me uní a ella y a otras cinco mujeres, que estaban ocupadas cortando tomates, haciendo tortillas y limpiando botellas de plástico, para escuchar sobre esa mañana de febrero de 1995 que condujo a la creación de Las Patronas, una organización benéfica de 12 mujeres y dos hombres. que, durante más de dos décadas, ha ayudado a los migrantes centroamericanos indocumentados en su búsqueda de una vida mejor.

“Una mañana, cuando las hermanas Romero Vásquez regresaban a casa de la tienda donde habían comprado pan y leche para desayunar, un tren se cruzó en su camino. Mientras el primer vagón se deslizaba lentamente, un grupo de personas a bordo gritó: "Madre, tenemos hambre". Luego pasó el segundo vagón y los pasajeros repitieron la petición. Sin tener idea de quiénes eran estas personas, las hermanas les tiraron la comida y regresaron a casa con las manos vacías ”, cuenta Guadalupe Gonzales, una de las integrantes del grupo.

Después de escuchar la historia, su madre, Leonida Vázquez, decidió: si estas personas tenían hambre, necesitaban ser alimentadas. Toda la familia se reunió para hacer un plan sobre cómo distribuir la comida a los pasajeros que "obviamente no eran mexicanos ya que tenían un acento extraño".

A la mañana siguiente prepararon las primeras 30 porciones de arroz, frijoles, huevos, tacos y agua y se las entregaron a los migrantes mientras pasaba el tren.

Desde entonces no ha habido un día en que Las Patronas haya guardado sus ollas. De hecho, las macetas se han hecho cada vez más grandes en el transcurso de los últimos 20 años. Hubo días en los que se preparaban más de 700 porciones diarias, pero cuando el Instituto Nacional de Migración de México reforzó el control sobre la frontera sur con México en 2014, los migrantes cambiaron su ruta, por lo que ahora “solo” pasan un centenar de ellos en La Patrona.

Si bien al principio las mujeres compraban alimentos con su propio dinero, la reputación de su arduo y altruista trabajo traspasó las fronteras de su pequeña comunidad y les trajo donaciones de instituciones educativas, empresas, organizaciones privadas e individuos. Participaron activamente en la promoción de los derechos humanos de los migrantes dando conferencias en universidades de toda la república. El mayor reconocimiento del estado mexicano se produjo en 2013 cuando la Comisión Nacional de Derechos Humanos otorgó a Norma Romero Vázquez, la líder del grupo, el premio de derechos humanos más prestigioso.

Con la llegada de periodistas y cineastas extranjeros, Las Patronas adquirió fama internacional. Llegó más ayuda financiera hasta que el grupo finalmente pudo construir un refugio para los migrantes que querían descansar un día o dos antes de continuar su viaje hacia el norte.

Cuando doña Guadalupe terminó de limpiar los frijoles y se dirigió a revisar las ollas, eché un vistazo al lugar. Cuando entré al refugio vi a un chico tímido de 15 años llamado Jorge. Fue uno de los más de 400.000 migrantes centroamericanos, en su mayoría de Guatemala, Honduras y El Salvador, que huyen anualmente de la creciente violencia relacionada con las pandillas y las drogas que ha extendido la extorsión y la muerte en sus países de origen.

Jorge, como muchos otros migrantes, no podía permitirse reservar un boleto de autobús o pagarle a un "pollero", un traficante que organiza el transporte para los migrantes, para llegar al norte. Su única opción para cruzar México era probar suerte en el tren de carga, La Bestia (La Bestia), que se ha ganado la reputación de ser muy peligroso. No es inusual que un migrante se caiga y termine mutilado o incluso asesinado.

Pero La Bestia no es el único peligro que enfrentan los migrantes al cruzar territorio mexicano. Según el Movimiento Migrante Mesoamericano, una red de organizaciones civiles que luchan por los derechos humanos de los migrantes, lo mínimo que puede esperar un centroamericano indocumentado es un robo, ya sea del crimen organizado o de policías y agentes de migración corruptos. Lo peor es la muerte. Y en algún punto intermedio hay extorsiones, trabajos forzados y violaciones. El cártel mexicano Zeta está en colaboración con las "maras" centroamericanas, que secuestran a unos 20.000 migrantes cada año. Las mujeres son vendidas para la prostitución y los adolescentes se ven obligados con mayor frecuencia a realizar trabajos relacionados con las drogas. Como muchos de estos migrantes ya tienen familiares que viven en los Estados Unidos, los secuestradores a menudo exigen un alto rescate a cambio de la libertad del migrante.

Jorge estaba recostado pacíficamente en la cama, recuperándose de una gripe que lo había separado de sus compañeros de viaje. Planeaba dejar el refugio al día siguiente para reunirse con ellos en la cercana ciudad de Córdoba, donde podrían continuar juntos su viaje hacia la frontera. Su sonrisa gentil y mirada serena no revelaron miedo, solo fe, una fe en que debido a grupos como Las Patronas, a pesar de todas las atrocidades que lo esperaban en el camino, eventualmente alcanzaría su Sueño Americano.


Contenido

  • 1. Antecedentes
  • 2 causas
  • 3 Respuesta
    • 3.1 Del gobierno
    • 3.2 Estrategia de EE. UU. Para la participación en Centroamérica
    • 3.3 Centros de detención
    • 3.4 Del público
    • 3.5 De ​​los países de origen de los migrantes
    • 3.6 De los migrantes
  • 4 Consecuencias
    • 4.1 Asentamiento en los Estados Unidos
  • 5 Recursos
  • 6 Otros problemas
    • 6.1 Estafa a familiares
    • 6.2 Trata y abuso de niños migrantes reasentados por funcionarios federales
    • 6.3 Terminología de refugiados vs.inmigrantes
  • 7 Véase también
  • 8 referencias
  • 9 Lecturas adicionales
  • 10 enlaces externos

A partir de 1980, el número de inmigrantes centroamericanos que llegan a Estados Unidos ha crecido sustancialmente. Sin embargo, la mayoría de las personas que huyen de Centroamérica son aquellos cuyos países están plagados de corrupción, pobreza y asesinatos. Los tres países de Centroamérica con mayor número de migrantes son Honduras, Guatemala y El Salvador. Otros inmigrantes de diferentes países de Centroamérica han experimentado una disminución moderada de 2010 a 2013. [12] Por ejemplo, Costa Rica, Nicaragua, Panamá y Belice no han tenido tantos inmigrantes como los otros tres países líderes en el período de tiempo. Los tres países líderes son los inmigrantes masivos que llegan a los Estados Unidos. Honduras, El Salvador y Guatemala representan el 85 por ciento de los que llegan a Estados Unidos desde la década de los ochenta. [13] "Solo en el año fiscal (AF) 2016, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de EE. UU. Interceptó a casi 46,900 niños no acompañados y más de 70,400 unidades familiares de El Salvador, Guatemala y Honduras que llegaban a la frontera entre EE. UU. Y México". [12]

Durante la Guerra Fría, Estados Unidos apoyó a las violentas fuerzas anticomunistas en toda América Latina. [14] [15] Los académicos afirman que la violencia y las altas tasas de homicidio en muchos de estos países es el legado directo de la intervención estadounidense en nombre de estas fuerzas anticomunistas que se remonta a la década de 1950 con el golpe de Estado guatemalteco, que ha dado forma a la crisis de refugiados contemporánea. [dieciséis]

En 2014, la razón por la que esta crisis fue cubierta internacionalmente por los medios de comunicación se debió al hecho de que la mayoría de los inmigrantes eran niños. La mayoría de estos niños cruzan la frontera entre Guatemala y México. La mayoría de estos niños también viajan en un tren llamado "La Bestia" porque puede transportar muchas personas a la vez sin cargo. Los inmigrantes de toda América Central confían en este tren para llevarlos al norte, con la esperanza de ver la frontera entre México y Estados Unidos. Sin embargo, La Bestia ha llamado la atención internacional. Este tren y sus rutas son el epicentro de la extorsión masiva, mutilaciones, asesinatos, robos, violaciones, secuestros y agresiones sexuales de inmigrantes centroamericanos. Los inmigrantes no denuncian estos delitos por temor a ser deportados a sus países de origen. Si estos niños inmigrantes lograron sobrevivir a La Bestia y los cárteles en México, ahora necesitan encontrar "coyotes" para pasarlos de contrabando a través de la frontera mexicano-estadounidense altamente vigilada. [17]

La mayoría de mujeres y niños de Centroamérica simplemente cruzaron el Río Bravo y se entregaron a la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos, confiando en la creencia, en parte bien fundada, [18] de que la ley estadounidense de inmigración y refugiados incluía disposiciones especiales para los niños. La gran cantidad de migrantes con derecho a audiencias, asesoramiento y colocación abrumaba a los tribunales de inmigración de EE. UU. Y otras instalaciones gubernamentales.

El repunte de la inmigración en 2014 se debió en gran parte a un aumento en las llegadas de niños menores no acompañados (UAC), principalmente del Triángulo Norte de América Central. Entre 2013 y 2014, el número de menores no acompañados detenidos en la frontera aumentó casi un 80%, de 38.759 en el año fiscal 2013 a 68.541 en el año fiscal 2014. [2] Esta afluencia de menores no acompañados se ha atribuido a una serie de factores que incluyen las altas tasas de delitos violentos relacionados con las pandillas en el Triángulo Norte, [3] la promulgación de rumores falsos de "permiso" por parte de los contrabandistas, [4] [5] [6] la creciente conciencia de HR7311 (110 °), una ley de 2008 que otorgó protecciones sustanciales contra la expulsión de niños no acompañados de países que no comparten una frontera con EE. UU., [7] [8] [9] y una economía y mercado laboral estadounidenses en recuperación tras la Gran Recesión. [10]

En un estudio del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados de aproximadamente 400 niños no acompañados de México y Centroamérica, el 58 por ciento de los UAC informaron estar motivados por preocupaciones de seguridad en su país de origen, un aumento de casi el 450% sobre el 13 por ciento de los niños mexicanos que informaron motivaciones similares en un estudio de 2006. [19] [20] [21] A principios de la década de 2000, los países del Triángulo Norte de Honduras, Guatemala y El Salvador experimentaron un aumento en los delitos violentos que continuaría durante la próxima década. Aunque las tasas de homicidio en los tres países habían disminuido desde 2011, las tasas de homicidio en El Salvador y Honduras se mantuvieron entre las más altas del mundo. A principios de 2014, El Salvador experimentó otro repunte de la violencia después de que una tregua entre pandillas entre la MS-13 y Barrio 18 comenzara a colapsar.

Muchos de los niños no acompañados informaron tener la falsa impresión de que la administración Obama estaba otorgando permisos ("permisos") a niños con familiares en los EE. UU., Siempre que llegaran en junio de 2014. [3] Más tarde se determinó que estos rumores, junto con rumores similares sobre permisos para mujeres que llegaban con niños, estaban siendo promulgados por traficantes de personas. [5] Si bien los rumores eran falsos, de hecho había una serie de políticas vigentes que ofrecían protección contra la expulsión de niños no acompañados de América Central. La Ley de Reautorización de Protección de Víctimas de Trata de Personas William Wilberforce, una ley de 2008 destinada a proteger a las víctimas de trata de personas, impidió la deportación inmediata de niños no acompañados de Centroamérica. Además de exigir que el gobierno proporcione a cada niño representación legal [8] y celebre audiencias sobre su caso, la ley también exige que los niños sean entregados a miembros de la familia o que la Oficina de Reasentamiento de Refugiados los cuide en los alojamientos "menos restrictivos". posible mientras su caso pasa por los tribunales. La gran cantidad de casos atrasados ​​significó que muchos niños esperarían varios años antes de recibir su primera audiencia, y muchos más antes de que sus casos fueran completamente adjudicados, durante los cuales se les permitiría permanecer en los Estados Unidos. [22] El entendimiento de que se les permitiría permanecer en los EE. UU. Indefinidamente impulsó a más niños a seguirlos. También se ha sugerido que algunos de los recién llegados creyeron incorrectamente que se les permitiría solicitar DACA, una política de 2012 que ofrece protección contra la deportación para ciertos inmigrantes indocumentados que fueron traídos a los Estados Unidos cuando eran niños. [2]

Para las mujeres, a medida que la delincuencia aumentó en la última década, la agresión sexual y la violación también se han convertido en un problema frecuente en el Triángulo del Norte. En 2014, el 40 por ciento de las personas que huían eran mujeres en comparación con un bajo 27 por ciento en los últimos tiempos. [19] La Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre la Violencia contra la Mujer mostró que en julio de 2014, la muerte violenta de mujeres en Honduras se disparó a una tasa alarmante de 263,4 entre 2005 y 2013, lo que avivó la migración de mujeres. En 2013, el 95 por ciento de los casos de estas mujeres quedan sin resolver y las mujeres que salen de Honduras también enfrentan los mismos riesgos en su viaje. [23]

El crimen organizado y la violencia relacionada con las drogas en estos países también han aumentado el peligro para las personas que viven en estas áreas. Desde la década de 1980, los contrabandistas colombianos han utilizado Centroamérica, específicamente Honduras, como corredor hacia Estados Unidos. [24] Los niños en las escuelas se ven obligados a contrabandear drogas cuando los narcotraficantes se infiltran en las escuelas. El narcotráfico se ha apoderado de estos países cuando oleadas de gánsteres fueron deportados de Estados Unidos en los años 90. Pandillas como la MS-13 han crecido en tamaño y poder. Los niños pequeños son los más vulnerables, ya que los gánsteres les ofrecerán la opción de trabajar para ellos o marcharse. [19] La presencia de cárteles mexicanos ha sido una característica del tráfico ilegal de drogas en Guatemala, donde la presencia de las fuerzas del orden público es escasa y hay mucho terreno abierto donde los aviones que contrabandean cocaína pueden aterrizar fácilmente. [25] En el Triángulo Norte (Honduras, Guatemala, El Salvador), los estudios han demostrado que 19 de cada 20 asesinatos no resultarán en enjuiciamiento. [26]

Además de la violencia y el crimen, la escasez de alimentos y la desnutrición continúan plagando la región. Se estima que la mitad de los niños guatemaltecos padecen desnutrición crónica, lo que provoca un retraso en el crecimiento y, finalmente, la muerte. Si bien estos países tienen algunos de los mayores potenciales de crecimiento económico, la desigualdad y la incompetencia general del gobierno han dejado estos problemas desatendidos o sin abordar por completo. [27]

Del gobierno Editar

El 9 de julio de 2014, el Comité de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales del Senado de los Estados Unidos celebró una audiencia sobre la crisis. Craig Fugate, el administrador de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias en el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, testificó: "Estamos hablando de un gran número de niños, sin sus padres, que han llegado a nuestra frontera: hambrientos, sedientos, agotados, asustados y vulnerable". [28] [29] La senadora Dianne Feinstein comparó la crisis con la negativa estadounidense a aceptar refugiados judíos de la Alemania nazi a bordo del MS. San Louis. [30] La solicitud de fondos adicionales del Presidente fue atendida en ambas cámaras del Congreso mediante propuestas para modificar o eliminar los derechos otorgados por la reautorización de 2008 de la Ley de Protección a las Víctimas de la Trata y la Violencia de 2000. [31]

Como la mayoría de los niños no acompañados de Centroamérica no intentan evitar ser capturados, sino que se entregan a la Patrulla Fronteriza después de ingresar a los Estados Unidos, por lo general cruzan el Río Bravo hacia Texas. La gran cantidad de niños abrumaron las instalaciones en Texas en el verano de 2014 y algunas de las mujeres y niños fueron trasladados a las instalaciones del INS en California. En la mayoría de los casos, esto ocurrió sin incidentes, pero en Murrieta, California, el 1 de julio de 2014, los autobuses que transportaban inmigrantes a las instalaciones de la Patrulla Fronteriza fueron bloqueados por manifestantes que ondeaban banderas. [32] El 15 de julio de 2014, en Oracle, Arizona, manifestantes a favor y en contra se enfrentaron con respecto al posible uso de una instalación local para albergar a niños inmigrantes. La ubicación de los refugios que se utilizan es confidencial, pero un agente de la ley local había informado a la comunidad sobre el uso previsto de la instalación. [33]

El Departamento de Justicia de EE. UU. Informó en junio de 2014 que proporcionará alrededor de 100 abogados y asistentes legales para el creciente número de niños que llegan a los Estados Unidos sin padres o familiares. Bajo este programa, el gobierno federal otorgará $ 2 millones en subvenciones para compensar a los abogados y asistentes legales que representan a niños no acompañados. [34] El Fiscal General Eric Holder declaró: "Estamos dando un paso histórico para fortalecer nuestro sistema de justicia y proteger los derechos de los miembros más vulnerables de la sociedad". La administración Obama estimó que aproximadamente 60.000 niños no acompañados cruzarían la frontera con Estados Unidos en 2014 [35].

El 18 de julio de 2014, el gobernador de Massachusetts, Deval Patrick, ofreció una de las dos ubicaciones al gobierno federal como refugios temporales para hasta 1,000 niños. Uno era Camp Edwards, en Bourne en Cape Cod, el otro era la Base de la Reserva Aérea Westover en Chicopee. El gobernador Patrick explicó: "Antes de que se abra una instalación aquí, el Commonwealth firmará un memorando de entendimiento con el gobierno federal para garantizar que el municipio que alberga la instalación tenga su opinión sobre las circunstancias de ser un lugar anfitrión". [36]

El 23 de julio de 2014, la senadora Barbara Mikulski presentó el proyecto de ley Ley de Asignaciones Suplementarias de Emergencia de 2014 (S. 2648, 113 ° Congreso), un proyecto de ley que asignaría fondos suplementarios para el año fiscal 2014 a agencias y programas federales específicos para responder al aumento de detenciones de personas no acompañadas. niños y menores a lo largo de la frontera suroeste, luchan contra incendios forestales y apoyan el sistema de defensa antimisiles Cúpula de Hierro de Israel. [37] El proyecto de ley proporcionaría $ 2.7 mil millones en fondos suplementarios. [38] El 28 de julio de 2014, el presidente Barack Obama emitió una declaración de política de la administración en apoyo del proyecto de ley, instando al "Congreso a actuar con rapidez para aprobar el proyecto de ley y permitir una respuesta oportuna y eficaz a estas necesidades urgentes". [39]

El 29 de julio de 2014, el representante Hal Rogers presentó el proyecto de ley "Realización de asignaciones suplementarias para el año fiscal que termina el 30 de septiembre de 2014 (HR 5230, 113 ° Congreso)" (también conocido como "Ley de asignaciones suplementarias para asegurar la frontera suroeste, 2014" y la "Ley para asegurar la frontera suroeste de 2014") en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos. [40] H.R. 5230 proporcionaría asignaciones suplementarias para el año fiscal 2014 a varias agencias federales para gastos relacionados con el aumento de niños extranjeros no acompañados y adultos extranjeros acompañados por un menor extranjero en la frontera suroeste. [40] El proyecto de ley también cambiaría los procedimientos para la detección y el procesamiento de niños extranjeros no acompañados que llegan a la frontera desde ciertos países. [40] H.R. 5230 proporcionaría $ 659 millones en fondos suplementarios. [38] El 30 de julio de 2014, el presidente Barack Obama emitió una declaración de política de la administración en la que afirmaba que "sus asesores superiores recomendarían que vetara el proyecto de ley" si se lo presentara para su firma. [41] La Cámara estaba programada para votar sobre el proyecto de ley el 31 de julio de 2014, pero el liderazgo republicano canceló la votación porque no tenía suficientes votos para aprobar HR 5230 en ese momento. [38]

El Departamento de Salud y Servicios Humanos había abierto tres refugios temporales para niños en bases militares en Texas, Oklahoma y California, pero los sitios se cerraron en agosto de 2014 debido a que el flujo de niños migrantes disminuyó y se redujo la capacidad de los centros permanentes para albergar a niños. expandido. [42] Sin embargo, los nuevos centros, como el de Artesia, Nuevo México, pueden no ofrecer instalaciones compatibles con el debido proceso. [43] Después de que la ACLU presentó una demanda sobre las condiciones en Artesia, las condiciones mostraron una mejora notable. [44]

En enero de 2014, el Departamento de Seguridad Nacional buscó un contratista para administrar y transportar aproximadamente 65,000 niños extranjeros no acompañados (UAC) "desde bebés hasta 17 años de edad". [45] El Departamento de Salud y Servicios Humanos declaró en su "Resumen de Presupuesto" que el número anual esperado de UAC que llegaron había aumentado de 6.560 a un estimado de 60.000 para el año fiscal 2014, [46] y el Gobierno anticipó la adjudicación de cinco contrato de año para tratar con ellos.

En octubre de 2014, grupos de derechos de los inmigrantes entablaron un litigio contra la Ley de Libertad de Información ("FOIA") para obligar a la divulgación de documentos relacionados con el uso del proceso de expulsión acelerada contra familias con niños, incluidos los detenidos en el centro de detención familiar en Artesia, Nuevo México. . La denuncia fue presentada en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York. [47]

Las disposiciones de H.R.7311, William Wilberforce Trafficking Victims Protection Reauthorization Act of 2008, promulgada por George W. Bush, otorgan derechos sustanciales [48] y protección a los niños no acompañados de países que no tienen una frontera común con los Estados Unidos. Esto hizo que la deportación expedita de la gran cantidad de niños de Centroamérica fuera difícil y costosa, lo que provocó un llamado del presidente Barack Obama para una asignación de emergencia de casi $ 4 mil millones [49] y dio lugar a discusiones sobre cómo interpretar o revisar la ley de 2008 en orden. para agilizar el manejo de un gran número de niños no acompañados. [18]

En noviembre de 2017, la administración Trump puso fin al Programa de Menores Centroamericanos que permitía a los menores elegibles del Triángulo Norte solicitar el reasentamiento de refugiados o la libertad condicional en los Estados Unidos, limitando así el flujo de centroamericanos a los Estados Unidos. [50] [51]

Estrategia de EE. UU. Para la participación en Centroamérica Editar

Si bien EE. UU. Tenía numerosas políticas internas para hacer frente al aumento masivo de la inmigración, el 8 de julio de 2014 el presidente Obama también solicitó fondos para "la repatriación y reintegración de migrantes a países de América Central y para abordar las causas fundamentales de la migración desde estos países". . " Este anuncio fue el comienzo de un plan estadounidense a largo plazo para abordar tres "áreas de acción": seguridad, gobernanza y prosperidad. [52] Hasta ahora, el Congreso ha otorgado $ 1.4 mil millones dependiendo de que estos países centroamericanos cumplan con los requisitos de seguridad, corrupción y derechos humanos para recibir asistencia. Cuando la financiación se asignó por primera vez para estos países, la financiación se dividió de manera bastante uniforme entre abordar las preocupaciones económicas y civiles y las preocupaciones sobre el "estado de derecho" con respecto a las instituciones policiales y judiciales. Hasta ahora, ninguno de estos países ha cumplido con todos los requisitos legislativos para recibir todos los fondos asignados. [53]

En un comunicado realizado con motivo de la toma de posesión de Jimmy Morales como presidente de Guatemala, la administración Obama abordó ciertos criterios que se espera que cumplan los países del Triángulo Norte (Honduras, El Salvador, Guatemala) para recibir asistencia de Estados Unidos. Estos criterios fueron: Combatir la corrupción y fortalecer las instituciones públicas, mejorar la jurisdicción civil y contrarrestar las actividades de las organizaciones criminales, proteger los derechos humanos, apoyar programas para promover un crecimiento equitativo, implementar consultas efectivas con la sociedad civil y aumentar los ingresos del gobierno. Estos criterios han reflejado obstáculos de larga data para la prosperidad en estos países, en particular los relacionados con la igualdad, los derechos humanos y la recaudación de los ingresos gubernamentales necesarios para financiar la policía. [54]

Si bien la financiación de estos esfuerzos ha sido bastante constante en los últimos dos años, el presupuesto para el año fiscal 2018 propuesto por el presidente Trump recortaría la ayuda a estos países en aproximadamente un 30%. Es difícil saber cuáles serían las implicaciones totales de este recorte a la financiación, pero los expertos han afirmado que muy probablemente resultaría en un retroceso de cualquier progreso realizado en la gobernanza de estos países. [53]

Centros de detención Editar

Una de las causas de la afluencia de inmigrantes con niños fue el boca a boca en Centroamérica de que las familias con niños no fueron detenidas por falta de instalaciones. [ cita necesaria ] Se construyeron centros de detención con instalaciones para familias con niños en Artesia, Nuevo México, un sitio temporal que cerró en diciembre de 2014, uno en Dilley, Texas, administrado por Corrections Corporation of America y ubicado en 50 acres con una capacidad de 2,400 migrantes, Karnes City, Texas, con una capacidad de 530 personas y una pequeña instalación en el condado de Berks, Pensilvania. La instalación en Dilley incluye viviendas estilo barraca, una escuela, una clínica médica y otras instalaciones. Sin embargo, a los migrantes en los centros de detención se les negó la fianza para disuadir a otros migrantes. En febrero de 2015, un tribunal federal, en un caso en apelación, prohibió el uso de la disuasión de otros como consideración para rechazar la fianza. Jeh Johnson, secretario de Seguridad Nacional, emitió nuevas regulaciones que facilitan los requisitos para la fianza y reducen la estadía promedio en las instalaciones a 22 días, y algunos detenidos que han estado detenidos 6 meses o más han sido liberados. Johnson cree que es necesario mantener cierta capacidad para detener a las familias para mantener la disuasión. [55]

Del público Editar

Los miembros del Caucus Hispano del Congreso pidieron medidas humanitarias con respecto a las familias y los niños que huyen de la violencia en Centroamérica y continuaron los esfuerzos para refinar la política administrativa con respecto a los millones de inmigrantes indocumentados que viven y trabajan en los Estados Unidos. [56]

2014 Madre Jones El artículo sugería que muchos de los niños no acompañados intentaban escapar de situaciones de abuso. [57] El análisis de las estadísticas de la Patrulla Fronteriza realizado por el Director del Programa de Política de Seguridad Regional en la Oficina de Washington para América Latina muestra una correlación entre el asesinato de niños relacionado con pandillas [58] en América Central, particularmente en San Pedro Sula en Honduras, y el aumento de la migración. [59]

Según el Proyecto de Derechos de los Inmigrantes de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles, la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR) dentro del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, el Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos (DHS), incluidas las Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP), y la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración (EOIR), (generalmente llamados tribunales de inmigración), dentro del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, tienen responsabilidades estatutarias con respecto a los niños no acompañados de América Central.

La ACLU cree que el acuerdo estipulado en Flores contra Meese, que es una decisión del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Central de California que establece una política nacional sobre la detención federal de cualquier menor, [60] también se aplica. [48]

De los países de origen de los migrantes Editar

Si bien reconoce las sugerencias de que la reforma migratoria puede haber ayudado a impulsar la afluencia de niños migrantes, la administración Obama también ha centrado la atención en las medidas que deben tomar los países de origen de los migrantes para tratar de detener el flujo. En julio de 2014, el presidente Obama se reunió con los presidentes de Guatemala, El Salvador y Honduras para buscar su cooperación para reducir la migración de niños y acelerar los retornos. En el verano de 2014, México tomó medidas para evitar que los migrantes usaran trenes de carga ("La Bestia") para viajar por México. [61] [62] [63] A febrero de 2015, el número de menores no acompañados detenidos en la frontera de los Estados Unidos, 12,509, durante los 5 meses anteriores había disminuido, mientras que el número de deportados por México a sus países de origen, 3,819, había aumentado. en un 56% interanual con respecto al mismo período del año fiscal 2014. Las condiciones en Honduras habían mejorado con una caída de alrededor del 20% en la tasa de homicidios de 2012 a 2014. [64]

De migrantes Editar

Desde la imposición de restricciones a la inmigración ilegal a través de políticas aplicadas por la administración Trump, el movimiento de personas de Centroamérica a Estados Unidos se ha trasladado a México. El papel de México como país de tránsito entre el Triángulo Norte y Estados Unidos se ha transformado desde las elecciones presidenciales de 2016 con más personas solicitando asilo en México que en Estados Unidos. Según un informe de Reuters, "los datos de asilo mexicanos y el testimonio de migrantes en Tenosique sugiere que aunque menos centroamericanos están tratando de ingresar a Estados Unidos, muchos todavía están huyendo de sus países pobres y violentos, y muchos han decidido quedarse más tiempo en México, que tradicionalmente ha sido un país de tránsito ". [sesenta y cinco]

Después de la crisis de inmigración de 2014 en Estados Unidos, continuó la afluencia de inmigrantes de Centroamérica a Estados Unidos, pero en proporciones menores. A principios de la década de 2010, Estados Unidos y México presentaron un retroceso constante para todos los inmigrantes de América Central. Estados Unidos y México tampoco mostraron cambios inmediatos en la política de inmigración incluso con la crisis. Estados Unidos y México han militarizado las fronteras y disuadido a los inmigrantes de hacer el viaje a partir de 2014 [20].

Sin embargo, familias y niños centroamericanos siguen llegando a las fronteras en busca de asilo. Posteriormente, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y la Patrulla Fronteriza y de Aduanas (CBP), la detención de personas centroamericanas en las fronteras entre México y Estados Unidos aumentó en más del 100 por ciento desde fines de 2015 hasta principios de 2016 en comparación con el año anterior. Además, el gobierno de Estados Unidos ordenó la deportación de 7.700 en 2014 a 2015 sin audiencias judiciales. Sin embargo, hay 62.000 niños que aún esperan procedimientos legales después de 2014. En la mayoría de los casos, el 94 por ciento de estos niños no tienen abogados que los representen en los tribunales. Sin embargo, las personas del Triángulo Norte continúan inmigrando a pesar de la militarización de la CBP, el aumento de las deportaciones y el viaje peligroso porque sus hogares siguen siendo inseguros. [20]

Asentamiento en los Estados Unidos Editar

Subvenciones de asilo en los Estados Unidos por país
País AF 2014 AF2015 Año fiscal 2016
El Salvador 183 1,860 1,404
Guatemala 311 1,700 1,317
Honduras 89 1,099 885
Fuente: DHS, Anuario de estadísticas de inmigración 2016, Tabla 17.

Durante el período 2011-2015, la mayoría de los migrantes de América Central se establecieron en California, seguidos de Texas y Florida. [66] Según datos de la Oficina del Censo de EE. UU., "En el período 2011-15, los cuatro condados principales con inmigrantes centroamericanos fueron el condado de Los Ángeles en California, el condado de Harris en Texas, el condado de Miami-Dade en Florida y el condado de Prince George County in Maryland ", que comprende aproximadamente el 30% del total de la población inmigrante centroamericana en los Estados Unidos durante este período. [67] Según datos del censo de EE.UU. de 2010, de las 10 principales ciudades donde residen los guatemaltecos estadounidenses en los Estados Unidos, tres ciudades se encuentran en California: Los Ángeles, San Francisco / Oakland / Fremont y Riverside / San Bernardino / Ontario. Salvadoran Americans in the United States were in the highest concentrations in Los Angeles, Houston and New York in 2010, with 7 out of the top 25 cities with Salvadoran Americans falling in California. In 2011, Honduran Americans in the United States were populated in the highest proportions in Florida, Texas, and New York. [68]

After arriving in the United States, these migrants fall into the legal category of undocumented aliens, which puts them at the risk of deportation. [69] Deportation to their home country poses further problems for Central Americans, as the NCTA countries are not prepared to deal with their return due to inadequacies in the physical and political infrastructure. [70]

Kids in Need of Defense (KIND) provides free legal aid to unaccompanied minors in immigration proceedings across the U.S. KIND was founded in October 2008 by Angelina Jolie in a collaboration with the Microsoft Corporation and 25 leading U.S. law firms. [71]

In addition to smaller organizations focused on assisting Central Americans in the United States, broader international organizations such as UNICEF, International Rescue Committee, Amnesty International also provide advocacy and support for Central Americans migrating to the U.S. [72] [73]

Scamming of relatives Edit

On July 23, 2013, Los New York Times reported that con artists had fraudulently obtained confidential information about child immigrants held at military bases in Oklahoma and Texas and had been contacting the children's parents asking for money to facilitate release of the children and reunification with their family. No money is actually required. The matter was reported to be under investigation by the FBI. [74]

Trafficking and abuse of migrant children resettled by federal officials Edit

In July 2015, a federal indictment revealed a forced-labor ring operating on an egg farm near Marion, Ohio, in which teenagers from Guatemala were being lured with promises of education and then forced to work 12-hour days, six or seven days a week. The teens lived in squalid trailers, were denied their paychecks and threatened with death if they sought help. [75] At least half a dozen of the teenagers found working on the farm had been in the custody of the U.S. Department of Health and Human Services' (HHS) Office of Refugee Resettlement, which is charged with the processing, treatment, and placement of unaccompanied migrant children pending the resolution of immigration proceedings. Government officials placed the teens with human traffickers who posed as relatives and friends. Concerns that the Ohio case was indicative of larger, systemic problems led to a Senate inquiry into how human traffickers successfully exploited the federal resettlement processes. [76]

The results of the Senate Permanent Subcommittee on Investigations' probe were released on January 26, 2016. Led by Sen. Rob Portman (R-OH) and Sen. Claire McCaskill (D-MO), the committee found that preventable mistakes were made in the Ohio case. HHS officials failed to run background checks on the sponsors and any secondary caregivers in the households, site visits to the sponsors' homes were not conducted, and in one instance a sponsor was permitted to prevent a child-welfare case worker from visiting with one of the victims. [77] System-wide, the Senate inquiry found similar, serious gaps including weak processes for verifying relationships between children and sponsors, failure to perform background checks, lack of home visits and home studies, and the placement of children without meeting sponsors in person. Other key deficiencies in HHS policies and procedures were an inability to detect when a sponsor is seeking custody of multiple unrelated children and allowing sponsors to deny HHS from providing post-release services to children and barring contact between HHS care providers and the children.

Ultimately, the inquiry concluded that the policies for placing unaccompanied minors exposed them to a risk of trafficking and other abuse at the hands of government-approved sponsors. The Subcommittee identified more than 10 other cases of post-placement trafficking beyond the Ohio case and 15 additional cases with "serious trafficking indicators." [77] It is unclear how many other unaccompanied minors, placed by HHS, have been victims of trafficking or other abuses. HHS maintains no standardized mechanism of tracking trafficking or abuse cases. However, the findings of the Senate investigation echoed results of an independent investigation by the Associated Press (AP) in which the AP found more than two dozen children who had been placed with sponsors and subjected to sexual abuse, starvation, labor trafficking, or severe abuse and neglect. [78]

On January 25, 2016, the AP reported that in response to surges in the number of unaccompanied minors arriving in the U.S. in the past three years, government officials weakened safety standards related to the transfer of children from government shelters into sponsors' homes and the vetting of sponsors. Specifically, the government stopped fingerprinting most adults seeking to claim the children. In April 2014, the Office of Refugee Resettlement also stopped requiring original copies of birth certificates to prove the identity of most sponsors and later it decided not to complete forms that request sponsors' personal and identifying information before sending many of the children to sponsors' homes. [78]

Although the number of unaccompanied youth arriving from Central America declined significantly in 2015, with a 49% drop in the first 8 months of the year when compared to that same period in 2014, the number of young migrants is again on the rise. [79] HHS officials stated that they are strengthening their policies and procedures for placing children and have signed a contract to open more shelters, however, they remain under pressure from the Senate Subcommittee and advocates to both account for documented failings and address their causes. [78]

Refugees vs. immigrants terminology Edit

In the discussion on the influx of Central Americans into the United States the terms "refugee" and "immigrant" have been used interchangeably or synonymously to represent Central Americans entering the country, despite the different legal ramifications of the two terms. The difference in the usage of these terms comes from the different perspectives on the factors motivating movement to the United States, with "push" factors being associated with the terminology of "refugee" and "pull" factors being associated with the terminology of "immigrant". According to Karen Musalo and Eunice Lee,

For those adopting the "push" factor outlook, the crisis is humanitarian one, reflecting human rights violations and deprivations in the region, and the protection needs of refugees (UNHCR 2015b, UNHCR 2014, Musalo et al. 2015) While acknowledging that reasons for migration may be mixed, this view recognizes the seriousness of regional refugee protection needs. For those focusing on "pull" factors, the crisis has its roots in border enforcement policies that were perceived as lax by potential migrants, and that thereby acted as an inducement to migration (Harding 2014, Navarette, Jr. 2014) [80]


Las Patronas: The Mexican women helping migrants

By Will Grant
BBC Mundo, Veracruz

Nineteen years ago, the Romero Vazquez sisters were standing at the side of the railway tracks with their grocery bags, waiting to cross.

Little did they know that the approaching train would change their lives.

"We'd gone to buy bread and milk for breakfast," Norma Romero remembers, nodding towards a small yellow store on the other side of the tracks.

"As it came past, a group of people on one of the wagons shouted at us: 'Madre, we're hungry'. Then another group passed by and shouted the same thing: 'Madre, we're hungry'."

"So we threw them our bread, and then our cartons of milk."

That simple, instinctive act of kindness by the young girls was to lead to the creation of Las Patronas, a charitable organisation which has helped tens of thousands of Central American migrants over the past two decades and which was awarded Mexico's most prestigious human rights prize last year.

The village of La Patrona lies in an otherwise forgettable corner of the eastern state of Veracruz.

Long freight trains clatter through the village two or three times a day. Often, migrants from Honduras, Guatemala, El Salvador and Nicaragua sit on the roof of the trains heading north to the United States in search of work.

"We used to think they were just adventurous Mexicans, travelling our country for free," says Norma.

When the sisters returned home that fateful day, they expected to be punished by their mother for giving away the family's breakfast.


The Root Causes Of Migration In Central American Countries

The Root Causes Of Migration In Central American Countries

NPR's Audie Cornish speaks with Shannon O'Neil, of the Council on Foreign Relations, about U.S. efforts to solve the root causes of migration in Central American countries.

Let's take a look at what the U.S. is doing about the reasons why so many Central Americans are coming to the U.S. and asking for asylum, about the poverty and violence in their home countries. Joining us is Shannon O'Neil. She's an expert on Latin America with the Council on Foreign Relations. Welcome to the program.

SHANNON O'NEIL: Thanks for having me.

CORNISH: So we've heard a lot now about what the Trump administration does once migrants make it to the border. Can you talk about what the administration has been doing to try and address some of those, as we said, push factors of poverty or violence in countries in Central America - El Salvador, Guatemala?

O'NEIL: So since 2015, which was the last surge of people coming up from Central America, Congress has sent in a bipartisan agreement somewhere in the range of $750 million a year to Central America to try to deal with these root causes. So this goes into all sorts of programs, things to address youth at risk, after-school programs and the like. It goes to programs to create jobs in the region. It goes to programs to strengthen police or the court system to try to bring safety to the streets there to change the factors that are driving all of these individuals and these families north to the U.S. border.

CORNISH: But did it make a dent? I mean, here we are again asking the same question.

O'NEIL: Here we are again. And in part, these are huge problems to grapple with. And $750 million is not going to change things overnight in countries that are plagued with some of the world's highest violence rates and homicide rates, where you see abject poverty, where you're seeing real consequences of climate change taking away basic crops - coffee and the like - through a years-long drought now. So there's a lot of issues here that will take time to change but also take more money than the U.S. has been providing.

CORNISH: The other issue is given the level of corruption or government mismanagement, are there effective partners on the ground? I mean, is there a way for the U.S. or any other country in the region to effectively spend money to help people in these countries who might otherwise become migrants?

O'NEIL: This is a challenge as well. We have seen on the ground in some of these countries small organizations, NGOs and civil society organizations that have made the difference in the lives of individuals, of families, of particular blocks or particular neighborhoods. But looking for systematic change on a national level - that has to involve the governments in these countries in Guatemala, in El Salvador, in Honduras. And many of these governments, as you say, have been plagued by corruption and worse in several - in the last several years.

CORNISH: Now, Mexico has put forth a possible solution dubbed a kind of Marshall Plan for Central America. And it would require major U.S. investment in the region, right? And the idea is to create jobs in Central America and Mexico so that people won't want to leave home. Is there - is that a solution that has some buy-in?

O'NEIL: So Mexico has talked about sending billions of dollars to Central America, to upping what the United States has been doing for the last few years. But, one, Mexico would need the United States to join in in that. And, two, Mexico and the new president there, Lopez Obrador - he has made lots of promises to Mexicans themselves to increase jobs in Mexico, to improve the economy there, to provide benefits to old people, to young people, to students, to all sorts of people that will cost a lot of money. And so when he is forced to choose between his own citizens and Central Americans and particularly Central Americans in Central America, I think it will come down to funding Mexicans.

CORNISH: Is the administration - U.S. administration interested in this at all?

O'NEIL: The Trump administration the last couple of years - when they've sent a budget to Congress, they have reduced the spending for Central America for reduce - for these root causes, as such, in these countries. Now, Congress has put the money back in, but this has not been the focus of the Trump administration. Where they have put their focus is on the border and the enforcement on the border. So while we spend less than a billion dollars in Central America to change the things on the ground there, we spend over $20 billion enforcing the border and dealing with the Central Americans when they show up there.

CORNISH: In the meantime, are there any other initiatives that have come up? I mean, is this something that people are looking at more closely?

O'NEIL: Overall I think this is something that will continue to be a huge challenge for the United States and increasingly for Mexico because the Trump administration's policy - this remain in Mexico, to have these citizens of Central America wait in Mexico for perhaps years for the United States to process their asylum cases - we'll just see more problems not just in Central America but all the way along the path.

CORNISH: That Shannon O'Neil, expert on Latin America with the Council on Foreign Relations. Thank you for speaking with us.

Copyright © 2019 NPR. All rights reserved. Visit our website terms of use and permissions pages at www.npr.org for further information.

NPR transcripts are created on a rush deadline by Verb8tm, Inc., an NPR contractor, and produced using a proprietary transcription process developed with NPR. This text may not be in its final form and may be updated or revised in the future. Accuracy and availability may vary. The authoritative record of NPR’s programming is the audio record.


‘La Bestia’ — the train of violence and assault that takes migrants to US-Mexico border

File phtoto of Mexican train surfing migrants Reresentational image | Wikimedia commons

E very train car in “La Bestia” – The Beast – is a world unto itself, with all the good and evil that entails. Ariel saw the worst of this world when he witnessed, helplessly, as eight people raped one of his fellow train passengers, a young girl, in July 2019.

Ariel – not his real name – had nearly arrived at Altar, in the northern Mexican state of Sonora, after a long journey. La Bestia is the freight train migrants use to get from southern Mexico to the U.S. border when they can’t afford a bus ticket or a smuggler and they want to avoid the immigration checkpoints of “la migra.”

It is a violent way to travel. According to a study published last year, one out of every four migrants who traveled across Mexico between 2009 and 2015 suffered physical violence. The violence ranges from street assaults, beatings with wooden boards by cartel enforcers – a punishment known as a “tableado” – to extortion at gunpoint. Others disappear in the desert.

Ariel was anxious and distressed arriving to the migrant shelter in Altar where I met him last summer. He said he felt guilty for not helping the girl who was raped, but he was afraid of being thrown off the train or even murdered by her attackers. A fall from the train can mean death too, or injury and mutilation.

Border business

I spent weeks talking to migrants like Ariel who had reached this point of their journey during my sociological field research in two northern Mexican towns in Sonora state: Altar, a village of about 8,000, and nearby Caborca, a sizable city of about 100,000. Many, but not all, of them were Central American.

A young man who was thrown from the Bestia train after he defended his pregnant wife from harassment | Laura Carrazco | Author provided

Regional buses don’t stop in Altar anymore, and local taxi drivers usually won’t make the 60-mile trip to the Arizona border because local gangs have threatened them, even burned their vehicles. The United States may be in sight from these border towns, but the trip is far from over. That’s because passage from Sonora to the border is entirely controlled by organized crime.

So once a migrant arrives in Altar, he’s not leaving without paying a fee – usually somewhere between US$4,000 and $8,000. That’s a stratospheric sum for migrants, who might earn $150 to $300 a month back home.

Those who cannot pay the price may be able to earn their passage by “taking a backpack” – transporting drugs.

Backpacking is not free, I was told: Migrants may pay gangs up to $100 for the right to smuggle a backpack of contraband. And one backpacking trip as a “donkey” may not suffice. To earn the right to stay in the U.S., these migrants reported, they may have to make several trips.

Young migrants with no money, no plan and no U.S. connections to help them across the border are usually used by organized crime as “dots” – lookouts. The “dots,” kids as young as 12 to 17 years, act as the eyes and ears of organized crime in Altar. They are stationed at the local bus stop to report all departures and arrivals.

In the maps that migrants make in workshops organized by the psychologist of the Community Center for Attention to Migrants and the Needy, Altar appears both as the end of a long road and as the beginning of a new one to the United States.

Violent journey

Migrants who are also women face different horrors.

Practically all of the women and children I met at Mexico’s northern border arrived in one of the caravans that began forming in 2018 to help migrants from El Salvador, Nicaragua, Honduras and Guatemala travel more safely.

But some women do take the dreaded La Bestia train. The journey, already dangerous, is much riskier for them.

Sexual assault is the almost inevitable fate of women on La Bestia. Many women take contraceptives, assuming that they will be raped, according to psychologists at the Altar Community Center. Others say they avoided cleaning themselves when they get their periods on the train, hoping the smell of menstrual blood would make them repugnant to attackers.

I spotted a girl I’ll call Karina on the edge of the train tracks in Caborca. She was traveling with a man. When I asked if he was her boyfriend, she answered, “He is my train boyfriend.”

Several of the young girls who rode La Bestia told us they met guys on the trip who’ve become their “boyfriends.” This, I realized, is a form of self-protection: At least this way they have sex with only one person.

Women traveling with children nearly all arrived at the U.S.-Mexico border in migrant caravans. They are generally concentrated in the bigger border cities like Nogales, Tijuana and Matamoros.

That’s where they must wait for their asylum applications to be processed in the United States due to a Trump administration policy called “Remain in Mexico,” launched with the agreement of the Mexican government in January 2019.

In Nogales, in Sonora state, a few blocks from the border, I met a migrant I’ll call María, who comes from the southern Mexican state of Guerrero. She’s been waiting for three months with her two children, ages three and five, she says. Maria is number 2088 on “the list,” a queue of thousands of asylum-seekers self-managed by the migrants themselves.

Almost none will be welcomed back into the United States. On average, 85% of Central American and Mexican asylum applications were rejected last year.

Migrants make profits

Migrants may be poor, but they are good business in northern Mexico.

Migrants pay to rent rooms from families who’ve turned their home into a “guest house.” Migrants patronize small local shops that sell water canisters and camouflage suits.

Some villagers even charge migrants between 200 and 600 Mexican pesos – about $10 to $30 – to access money sent by their relatives via Western Union and other money transfer services. As undocumented migrants, they lack ID to withdraw funds.

The feet of a 54-year-old Mexican migrant after eight days of trying to cross the desert, in Altar, Mexico, August 2019| Paola Díaz| Author provided

In the decade since the North American Free Trade Agreement – now known as USMCA – came into effect, export agriculture has developed in Sonora. Formerly, these jobs were filled by day laborers from southern Mexico, who would come north for the harvest seasons to pick the grapes, nuts, potatoes, cucumbers and asparagus sold in U.S. supermarkets.

Now, vans cruise migrant shelters, guest houses and the train tracks of La Bestia migrants looking for workers to take out to the ranches of the Mexican countryside.

The daily wage for these gigs sounds appealing: Temporary farm workers are supposed to be about 200 Mexican pesos – about $10 – to work from Monday to Saturday, 6 a.m. to 1 or 2 p.m.

But agricultural workers are charged to cash their paycheck, and the cost of all food consumed during working hours is deducted from their pay. Many complain that their employers never paid them or paid them much less than agreed.

For one 17-year-old Honduran I met on the train tracks in Caborca, who was a farmer back home, it was worth it.

“The coffee you drink at Starbucks is what I used to grow for less than $7 a day,” he said.

Rehumanization

Even in the midst of such dehumanizing circumstances, I saw hope in some migrants’ small daily practices.

Women exchange pedicures at the improvised refugee camps in Matamoros, along the US-Mexico border| Laura Carrazco| Author provided

A Central American woman works in a “beauty center” she set between two chairs despite the overcrowding and filth of the refugee camp in Matamoros, giving pedicures to earn a living while waiting for her number to come up on “la lista.”

Other women and men, in retelling their migration experiences during workshops at a shelter in Altar, recognized their own capacity to survive, to resist, to keep on living.

This article was written with the collaboration of Laura Carrazco, a psychologist at the Community Center for Migrant Assistance in Altar, Sonora.

This article was originally published in Spanish

This article is republished from The Conversation under a Creative Commons license. Read the original article.

Subscribe to our channels on YouTube & Telegram

Why news media is in crisis & How you can fix it

India needs free, fair, non-hyphenated and questioning journalism even more as it faces multiple crises.

But the news media is in a crisis of its own. There have been brutal layoffs and pay-cuts. The best of journalism is shrinking, yielding to crude prime-time spectacle.

ThePrint has the finest young reporters, columnists and editors working for it. Sustaining journalism of this quality needs smart and thinking people like you to pay for it. Whether you live in India or overseas, you can do it here.


Ver el vídeo: Migrantes centroamericanos se quedan a trabajar en México


Artículo Anterior

Así es como se ve un mapa del mundo cuando se escala de acuerdo con el tamaño de la población

Artículo Siguiente

Homewood, Asheville